Psicología Clínica y Forense

Especialista en EMDR

Eugenia Infanzón

Terapia psicológica adolescentes

Reconozcámoslo. Tienes durmiendo en tu casa un joven, enganchado al móvil o a cualquier otra pantalla interactiva, con su habitación que es un caos. Parece que te hace un favor cuando responde a tus preguntas. Ese joven, se ha convertido de un dia para otro en casi un extraño y, cuanto más intentas hablar con él parece que menos resultados obtienes.

La buena noticia ante esta situación es que no eres el peor padre o madre y que esta situación no durará para siempre.

Comunicarse con un hijo adolescente es posible, pero hay que aprender su idioma. No sólo lo que dice con palabras. Sus gestos, sus silencios, sus movimientos nos ofrecen más información a traducir y con la que poder reconectar.